Visitemos el DRAE:
Extremo: “Que está en el grado máximo de cualquier cosa”.
Extremar: “Emplear todo el esmero en la ejecución de una cosa”.

Cuando hablamos de deporte extremo imaginamos una práctica que se vive y experimenta al límite. Quien practica un deporte extremo juega con la muerte, pues el más mínimo error puede suponer una fatalidad. Lo extremo implica lo máximo, el todo. Cuando el esfuerzo es extremo no es flojo. Un esfuerzo extremo es la mayor fuerza que se puede ejercer para lograr un objetivo.

Amor extremo
El amor según Dios es entrega, pero no cualquier entrega, sino una entrega extrema, nada mediocre.

En la Biblia no es difícil encontrar la asociación entre las expresiones amor y todo.
En Deuteronomio 6:1-9 hallamos El gran mandamiento, no un mandamiento más, sino el mayor. La Biblia NTV (Nueva Traducción Viviente) titula estos versículos: “Un llamado a la entrega total”.

“Esos son los mandatos, los decretos y las ordenanzas que el Señor tu Dios me encargó que te enseñara. Obedécelos cuando llegues a la tierra donde estás a punto de entrar y que vas a poseer. Tú, tus hijos y tus nietos teman al Señor su Dios durante toda la vida. Si obedeces todos los decretos y los mandatos del Señor, disfrutarás de una larga vida. Escucha con atención, pueblo de Israel, y asegúrate de obedecer. Entonces todo te saldrá bien, y tendrás muchos hijos en la tierra donde fluyen la leche y la miel, tal como el Señor, Dios de tus antepasados, te lo prometió. ¡Escucha, Israel! El Señor es nuestro Dios, solamente el Señor. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Debes comprometerte con todo tu ser a cumplir cada uno de estos mandatos que hoy te entrego. Repíteselos a tus hijos una y otra vez. Habla de ellos en tus conversaciones cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Átalos a tus manos y llévalos sobre la frente como un recordatorio. Escríbelos en los marcos de la entrada de tu casa y sobre las puertas de la ciudad” (Deuteronomio 6:1-9).

Podríamos resumir diciendo: Amarás a Dios con todo lo que eres, en todo lugar y en todo tiempo, cumpliendo todos sus mandamientos. Así todo te saldrá bien.

Recuerda que extremar es: “Emplear todo el esmero en la ejecución de una cosa”. Siembra extrema, siega extrema. Siembra mediocre, siega mediocre. Entrega extrema, siembra extrema. A veces nuestras cosechas no son sino el resultado de nuestras siembras. Cuando haya problemas revisa qué y cómo estás sembrando.

El amor concebido según Dios solo puede ser extremo, de hecho, el amor de Dios es más que extremo.

El amor de Dios es eterno

A diferencia del amor humano, variable e impredecible como el clima, el amor de Dios es eterno, jamás se extinguirá.

“… Yo te he amado, pueblo mío, con un amor eterno. Con amor inagotable te acerqué a mí” (Jeremías 31:3 NTV).

El Salmo 118:1 (DHH), nos recuerda que el amor de Dios es eterno. “Den gracias al Señor, porque él es bueno, porque su amor es eterno”.

Adoración
Según el DRAE adorar es:
– “Reverenciar o rendir culto a un ser que se considera de naturaleza divina”.
– “Tener puesta la estima o veneración en una persona o cosa”.
– “Amar con extremo”.
– “Gustar de algo extremadamente”.

Nota que adoración es amar con extremo y gustar de algo extremadamente.

Jesús recordó el qué y el cómo del amor: “En cuanto los fariseos oyeron que había silenciado a los saduceos con esa respuesta, se juntaron para interrogarlo nuevamente. Uno de ellos, experto en la ley religiosa, intentó tenderle una trampa con la siguiente pregunta: —Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante en la ley de Moisés? Jesús contestó: —‘Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente’ Este es el primer mandamiento y el más importante. Hay un segundo mandamiento que es igualmente importante: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. Toda la ley y las exigencias de los profetas se basan en estos dos mandamientos” (Mateo 22:34-40).

Pedro preguntó a Jesús: “Nosotros hemos dejado todo para seguirte. ¿Qué recibiremos a cambio?” (Mateo 19:27). El amor extremo lo deja todo, aunque pregunta poco, pues da sin esperar nada a cambio.

Amor enfermo
La adoración a Dios es amor extremo y disfrute extremo. Si no es extremo es enfermo.

“Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo” (1 Corintios 13:7 DHH).

Concluyamos recordando las palabras de Jesús: “Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16 TLA).

Amor extremo, amor eterno, amor enfermo
5 (100%) 1 vote