El maravilloso don de la imaginación

Qué valiosas son la imaginación y la creatividad.

Cuando era niño jugaba con un viejo, diminuto y gastado tren de plástico, mi principal fuente de entretenimiento. Sentado sobre la tierra dibujaba la vía por donde aquel veloz ferrocarril circularía, y con los elementos naturales levantaba todo aquello que lograba imaginar. Me divertía, fuera en solitario o fuera en compañía.

De las ramas caídas forjábamos poderosas espadas y hasta con espigas finas construíamos jabalinas. Era un tiempo cuando las manecillas del reloj corrían veloces porque aprendimos a divertirnos ¡sin dinero! Casi todo lo que necesitábamos para ser felices se hallaba en la tienda de la creatividad.

De vez en cuando nos llegaban algunas pesetas para comprar algún helado; pero eso era un extra que complementaba una felicidad que habíamos experimentado por medio del desarrollo de nuestra imaginación.

Mis amigos y yo supimos alcanzar altos grados de satisfacción sin apenas inversión. Palos, piedras, tierra o agua, eran la materia prima con la que construimos una infancia lo suficientemente feliz como para olvidar las circunstancias adversas y otros tipos de escaseces.

Hoy todo se ha vuelto complejo. La televisión, por ejemplo, está socavando la imaginación, y ahora, lejos de imaginar, nos limitamos a observar. Vivimos aceptando más que preguntando. Incorporamos conceptos y hemos renunciado a dejar libre eso tan hermoso que llamamos curiosidad. Nos hemos vuelto tan dependientes del dinero que nos cuesta vivir sin abonar un alto coste.

Cuando leo en la Biblia Cantares 1:16,17: “¡La verde hierba es nuestro lecho! Los cedros son las vigas de la casa, y los cipreses, el techo que nos cubre”, pienso que la imaginación y el amor siempre fueron y serán los arquitectos de los mas hermosos parajes, esos que ni las más grandes riquezas nos permitirían visitar.

El mayor tesoro se halla en tu interior. No permitas que la falta de billetes se convierta en una vida con grilletes.

¡Gracias, Dios, por el maravilloso don de la imaginación!

1 thought on “El maravilloso don de la imaginación

  1. CUANDO OLVIDAMOS EL NIÑO QUE LLEVAMOS DENTRO, PERDEMOS EL DON DE LA IMAGINACION Y EL DISFRUTAR DE TODO LO HERMOSO Y ESPECIAL QUE NOS RODEA. CON PEQUEÑAS COSAS SE CREAN GRANDES TESOROS.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.