¡Sé paciente!

En su libro Enciclopedia de anécdotas e ilustraciones. Volumen II, Samuel Vila escribe: “Un padre joven empujaba un cochecito de bebé calle arriba. No parecía alterarse por los continuos y fuertes alaridos del bebé. Mientras andaba iba repitiendo sosegadamente: –Alberto, no te alteres. Tranquilo. El bebé lloraba todavía más fuerte. –Vamos, Alberto, no te impacientes– seguía diciendo el padre. Una madre que los vio, dijo al padre: –Debo felicitarlo por el dominio que tiene de sí mismo. ¡Usted sabe cómo hablarle al niño! Luego la señora acarició la cabeza del bebé diciéndole: – ¿Qué te pasa Alberto, rey mío? –No, no –replicó el padre–, el bebé se llama Juanito. ¡Alberto soy yo!”.

Según el diccionario de la RAE, paciencia es la facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho y la capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse. La paciencia no suele ser una cualidad integrante de nuestro carácter, y es, sin embargo, uno de los factores más determinantes para la consecución de nuestras metas y objetivos. Recuerda las 3 “P”: Paciencia + Propósito = Premio.

Se atribuye al poeta latino Horacio la frase siguiente: “Lo que no se puede evitar hay que llevarlo con paciencia”. En materia de paciencia casi todos andamos un poco escasos. El escritor mexicano Amado Nervo afirmaba que la mayor parte de los fracasos nos vienen por querer adelantar la hora de los éxitos.

Cuando las tormentas arrecian es fundamental conocer los propósitos de Dios y al Dios de los propósitos. Si al menos no sabes los por qué tendrás paz si conoces al quién, pues tal y como leemos en el libro de Daniel: “…El pueblo que conoce a su Dios se mantendrá fuerte…” (Daniel 11:32

El publicista y escritor estadounidense H. Jackson Brown afirmó: “La perseverancia tiene dos reglas: Regla N° 1: Da un paso más. Regla N° 2: Cuando no puedas dar un paso más, vuelve a la Regla N° 1”. El poeta estadounidense Robert L. Frost enseñaba: “En dos palabras puedo resumir cuanto he aprendido acerca de la vida: ‘sigue adelante’”.

En este nuevo año te deseo que abundes en paciencia pues ella te asegurará alcanzar tus sueños.

“La paciencia cosecha la paz, y la precipitación el pesar”. Proverbio árabe.

Mi mejor deseo para este nuevo año
Valora esta entrada.