Lanzadores de piedras

El lanzamiento de piedra, una actividad de proporciones olímpicas.

Durante la celebración de los Juegos Olímpicos encontrarás lanzadores de disco, jabalina o martillo. Aunque no se trate de un deporte abiertamente reconocido, existe también el lanzamiento de piedra. Son miles quienes lo practican, y no lo hacen cada cuatro años, como sucede con las olimpiadas, sino a diario o en cada ocasión que se preste a ello.

Lanzar piedras se ha convertido en un deporte de masas. Como sucede con el fútbol, unos se divierten practicándolo –lanzadores–, y otros contemplando el espectáculo –observadores–. Se trata de adoptar el papel de juez buenísimo y buscar a un individuo a quien acusar, juzgar, condenar y ajusticiar por malo malísimo. Esto se logra por medio de sospechas, improperios, juicios y maledicencias. Gana quien más daño genere a los malos, y cuantas más víctimas logre juzgar, más puntos acumulará en su cuenta de justicia propia.

El lanzamiento de piedras se practica habitualmente en hogares, en aulas, en oficinas, y hasta en algunas congregaciones religiosas.

Parece ser que a Jesús no le gustaba este juego; de hecho, lo condenó enérgicamente. Prefería corregir con amor a los malos antes que fulminarlos a pedradas. Yo creo que estaba convencido de que las personas podían cambiar. Con todo, Jesús no confraternizó con el buenismo, pasando por alto el pecado sin más. Al contrario; reñía a los malos enérgicamente: “Vete y no peques más”.

“Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. No hay condenación para todo el que cree en él, pero todo el que no cree en él ya ha sido condenado por no haber creído en el único Hijo de Dios” (Juan 3:16-18).

Transformarás el mundo lanzando semillas –principios bíblicos–, no piedras. Cuando lanzas el bien, todo a tu alrededor cambia.

Cuántos lanzadores de piedras; ¡no seas uno de ellos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.