Casualidad: “Combinación de circunstancias que no se pueden prever ni evitar” (DRAE).

Tu vida no es fruto de la casualidad.

1. Eres el fruto del interés de Dios. “El amor consiste en esto: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo, para que, ofreciéndose en sacrificio, nuestros pecados quedaran perdonados” (1 Juan 4:10 DHH).

2. Eres el fruto de la compasión de Dios. “Al ver a la gente, sintió compasión de ellos, porque estaban cansados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor” (Mateo 9:36 DHH).

3. Eres el fruto del plan de Dios. “Sé muy bien lo que tengo planeado para ustedes, dice el Señor, son planes para su bienestar, no para su mal. Son planes de darles un futuro y una esperanza” (Jeremías 29:11 PDT).

4. Eres el fruto de la entrega de Jesús. “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella” (Efesios 5:25 RVR 1960). “Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16 TLA).

5. Eres el fruto de la aflicción de Cristo. “Cuando vea todo lo que se logró mediante su angustia, quedará satisfecho. Y a causa de lo que sufrió, mi siervo justo hará posible que muchos sean contados entre los justos, porque él cargará con todos los pecados de ellos” (Isaías 53:11 NTV).

6. Eres el fruto de la perseverancia de Cristo. “Piensen en el ejemplo de Jesús. Mucha gente pecadora lo odió y lo hizo sufrir, pero él siguió adelante. Por eso, ustedes no deben rendirse ni desanimarse” (Hebreos 12:3 TLA).

No eres fruto de la casualidad
5 (100%) 1 vote