Una de las mayores negligencias en que incurrió el ser humano fue ignorar a Dios. Al hacerlo se produjo un mal funcionamiento de sus alarmas internas. Quien se aleja de la deidad pierde sensibilidad. Prueba de ello son la corrupción, la injusticia y la violencia en sus múltiples manifestaciones. Quien adquiere un automóvil no arroja […]