“Cuando me acuesto, me duermo enseguida, porque solo tú, mi Dios, me das tranquilidad” (Salmo 4:8 TLA). Una cosa es acostarse a dormir y otra bien distinta es lograr dormir. En su dolor emocional Job expresó: “A mí también me ha tocado vivir meses en vano, largas y pesadas noches de miseria. Tumbado en la […]