Recordemos la fábula de Hesopo acerca del pastor falaz. Acostumbraba un joven pastor a gastar bromas, gritando cada dos por tres: “¡Viene el lobo!”. Todos acudían en su auxilio pero, en vez de encontrar un lobo, hallaban un pastor bobo. Sucedió un día que el mamífero cánido hizo su aparición y, aunque el pastor gritó […]